• Khalil Carreño

¿Qué es lo cuántico de la cuántica?

A menudo, en medios no científicos, se habla de lo ‘cuántico’ como si fuera una especie de comodín epistemológico que legitima cualquier creencia. ¿Quién no ha escuchado a alguien en internet o a algún familiar hablar de las maravillas de la ‘medicina cuántica’ o de cómo la física cuántica prueba que x o y práctica pseudocientífica funciona? ¿Qué tienen que ver Niels Bohr y Deepak Chopra? Bien, analicemos a qué se refiere la ciencia cuando dice ‘cuántico’ para apreciar cómo, en realidad, Chopra y Bohr poco o nada tienen que ver entre sí.

Colisión protón-plomo en el LHC


Transcurría 1905 y Max Planck, un joven físico alemán, dilucidó, casi por accidente, una vieja cuestión sobre la energía electromagnética que los cuerpos emiten; ello, entendiendo que esa energía no es un flujo continuo, como el agua que sale de la llave, sino ‘paquetes’ de energía a los que llamó quanta, palabra latina que significa ‘cantidades’. Eso no sólo resolvió uno de los problemas más grandes de la física: también fue el punto de partida para un sinfín de teorías; así, por ejemplo, otro físico cuyo nombre quizás sea más familiar, Albert Einstein, en el mismo año, utilizó tal propuesta para desentrañar el enigma del ‘efecto fotoeléctrico’. Toda la física desarrollada a partir de esta nueva concepción de la energía pasaría a llamarse ‘mecánica cuántica’, un conjunto de atrevidas e, incluso, antintuitivas propuestas sobre la naturaleza del universo, como la de que la posición de una partícula es indeterminada y existe una ‘función de onda’ que describe, simplemente, la probabilidad de encontrarla en un lugar u otro. Sí, bastante loco el asunto.


Veamos ejemplos de cómo se hace uso del término ‘cuántico’ y examinemos las diferencias entre la ciencia y la pseudociencia: por un lado, tenemos el concepto de la ‘computación cuántica’, un área creciente de investigación en la computación; y, por otro, la ‘curación cuántica’, propuesta por Deepak Chopra para el tratamiento de enfermedades. La computación cuántica hace uso de la teoría cuántica sobre la idea de trabajar con qubits, que son bits ‘cuánticos’, ya que están en 1 y 0 a la vez; en lugar de hacerlo con bits, que son siempre 1 o 0. Como se podrá ver, es cuántico porque trabaja sobre el concepto de la superposición, un concepto de la física cuántica. Por su parte, la curación cuántica se basa en la idea, según el propio Chopra, de que “un cambio en la conciencia crea un cambio en la biología”. Por supuesto, éste no es todo el cuento. Lo supuestamente cuántico entra en la idea de que un pensamiento es una unidad indivisible de conciencia, cuya discontinuidad es representada por la creatividad —que, presuntamente, está fundamentalmente ligada al proceso de sanación—, de manera similar a lo que Planck dice sobre los cuantos y la energía. Por supuesto, éste es, a lo mucho, un uso poético de la palabra que realmente no guarda relación con la ciencia. Sin embargo, por estas metáforas, Deepak Chopra pretende dar a entender que la salud está fundamentalmente regida por fenómenos cuánticos, y a partir de ello desarrolla una cosmovisión supuestamente basada en la ciencia y la filosofía —además del mal uso de los conceptos de la física, habría que hablar también del inadecuado uso de la filosofía, y, más específicamente, de las filosofías orientales—. Una verdadera, por meter una referencia libresca, impostura intelectual.


La palabra ‘cuántico’ no legitima ninguna práctica. Es más, cuando se le incluye en una situación ajena a la física, debe mirársele siempre con escepticismo. La aplicación de la ciencia a la vida diaria nos permite discernir entre lo racional y lo irracional, y a la vez criticar —recordemos que criticar es siempre clasificar—. En suma, seamos más científicos, rigurosos y precisos con el lenguaje, y hablemos de ‘cuántica’ cuando conversemos, verbigracia, sobre electrones y protones, no de reiki o dietas de origen incierto y dudosa eficacia.


--- Juan Pablo Guzmán

Miembro de Divulgare


24 vistas

Entradas Recientes

Ver todo